martes, 18 de junio de 2013

Monjes budistas "Mirreyes" (Videos)

Se dice que camina sobre las aguas y que le ganó la partida al demonio. Le llaman 'hombre santo' y los fieles besan su túnica naranja en cuanto se baja del avión. Ahí donde lo ven -en las fotos que acompañan este texto- no le cuesta elevarse dos palmos del suelo cada vez que medita. Lo juran y perjuran sus incondicionales. Se llama Luang Pu Nenkham y es el superior del templo budista Wat Pa Khanti Dhamma, al noreste de Tailandia, en la provincia de Sisaket.

No hay más que tirar de internet para documentarse sobre la vida y milagros de este religioso, de 34 años, que por lo visto no solo ha abandonado los ayunos diarios. «Hay que desprenderse de los bienes materiales», sermonea en la página web de su monasterio. Algo que, sin embargo, él mismo no se toma demasiado en serio... Basta con echar un vistazo al vídeo de YouTube que -con más de 200.000 reproducciones- ha borrado de un plumazo la imagen tradicional que teníamos de los monjes budistas.

Gafas de sol (de diseño, claro), auriculares de última generación y bolsos de Louis Vuitton. Es lo que puede distinguirse en los poco más de tres minutos que dura la grabación en el interior de un jet privado. ¡Ay!, ¿qué pensaría Siddartha Gautama, fundador del budismo? Recordemos que este príncipe indio renunció a todos sus privilegios y, según la leyenda, alcanzó el 'nirvana' porque anuló su voluntad. Ni quería ni padecía. En fin, parece que los religiosos del siglo XXI, como Luang Pu Nenkham, tienen un concepto muy distinto de la santidad.

En su descargo, el superior del templo Wat Pa Khanti Dhamma alega que el avión no es suyo. En definitiva, se trataría del préstamo de un admirador, de los que tienen helipuerto en el jardín y un yate en el embarcadero. ¿Por qué rechazar una cesión temporal y de buena voluntad? De hecho, el monje insiste en que solo quería ahorrar tiempo y cubrir el trayecto entre Bangkok y su casa en Sisaket. De lo que no habla es de los artículos de Louis Vuitton. ¿Y por qué llevan gafas de sol mientras vuelan?

Hay varios cabos sueltos en esta historia. Para empezar, llama la atención el exhibicionismo de los monjes, porque todo apunta a que nos encontramos ante un vídeo realizado con el consentimiento de los protagonistas. ¡Miran de frente y hasta se dan ínfulas de 'pez gordo'! Es tan hilarante que parecería un montaje de no ser porque la Oficina Nacional del Budismo, en Tailandia, ya ha censurado el comportamiento del religioso que chupa más cámara. «A Luang Pu Nenkham le hemos dado una reprimenda», confirmaron ayer. Pues a ver si aprende.

No uno, sino tres

Un vídeo colgado en YouTube reveló las terrenales costumbres y lujosos gustos de tres de sus monjes, que aparecen montados en un jet privado, con auriculares, gafas de sol y, a modo de maleta, un bolso de lujo de Louis Vuitton.

La grabación ha sido vista más de 200.000 veces y la furiosa reacción de los tailandeses no se ha hecho esperar, ya que el reino tailandés se ha caracterizado siempre por la austeridad de sus monjes budistas, que viven según unas reglas que los obligan a renunciar a las posesiones más allá de unas pocas túnicas con las que cubrirse.

Uno de los tres monjes, que fueron amonestados a raíz del incidente, explicó que el jet les había sido facilitado por un devoto budista, que lo alquiló para que volvieran a casa, en la localidad de Si Sa Ket, desde Bangkok, donde habían estado ocupándose de sus deberes el pasado noviembre. Así lo relató Nopparat Benjawattantun, director de la Oficina Nacional de Budismo en Tailandia, quien añadió: “Su comportamiento, llevar gafas de sol y un bolso de marca, denota una ostentación que sin duda genera un intensa crítica entre los fieles de la religión”.

El monje que dio las explicaciones del vídeo en que aparece junto a dos compañeros fue identificado como Luang Pu Nenkham Chattigo, de 34 años, proveniente del monasterio de Wat Pa Khantitham.

El budismo en Tailandia
El budismo es la religión estatal de Tailandia, donde el 95% de la población sigue sus mandatos. Ningún otro país en el mundo cuenta con un porcentaje tan alto de ciudadanos que se vean identificados con una misma religión. Según datos de la Oficina Nacional de Budismo, el año pasado el país contaba con más de 61.000 monjes.

“Para ser monje, uno debe aislarse y contentarse con lo poco que tiene”, afirma Pra Khru Vinaithorn Teerawit, del Centro de Protección de Budismo tailandés. Según su versión, los acólitos más jóvenes son quienes despiertan la mayor parte de las quejas por malas costumbres. Y es que, frecuentemente, el comportamiento de los miembros del clero budista sale a la luz por pequeños escándalos relacionados con drogas, alcohol, juego o prostitución.

En cuando al vídeo en cuestión, Pra Khru Vinaithorn Teerawit opina que la reacción de los devotos debería depender de si fueron los propios monjes involucrados en el incidente los que decidieron viajar de esa manera tan ostentosa. “Si fue así, no es aceptable”, asegura. Sin embargo, si sus seguidores organizaron el viaje sí se podría hacer la vista gorda.
 

(La Verdad.es, El Pais, Ecuavisa.com y YouTube)